Enfrentándonos a otro “virus”: La inflación

0 289

La economía clásica indica que al expandirse la base monetaria, se produce inflación. Una expansión de la base monetaria es el término técnico para “imprimir billetes”, que la Fed hace de muchas formas, como comprar bonos.

Gasto en déficit por parte del gobierno a través de un programa de rescate es otra forma de “imprimir dinero”. Entonces, desde el punto de vista clásico, se puede argumentar que se viene un período inflacionario.

Por otro lado, la experiencia reciente luego de la crisis sub-prime en la que también hubo un aumento masivo en la base monetaria, no necesariamente hay inflación.

Aún no hay un acuerdo concreto entre los economistas sobre qué pasó. Tan reciente como el año pasado hablábamos de cómo los bancos centrales habían perdido el rastro de un cuarto del circulante.

Presumiblemente la gente la tenía bajo el colchón. Como resultado de la crisis, hubo un aumento en el ahorro, que es un fenómeno que se está repitiendo ahora.

La Fed apuesta por la inflación

Dentro de este debate subió al escenario el Jefe de la Reserva Federal, Jerome Powell durante el simposio en Jackson Hole, EEUU.

En su discurso el jueves, dejó entrever que la Fed estaba considerando un programa de “objetivo inflacionario promedio”. Lo habíamos mencionado anteriormente que era algo que podría anunciar el ente regulador.

¿Qué significa en la práctica un objetivo inflacionario promedio?

La Fed tiene su famoso mandato dual de mantener la estabilidad de los precios y el desempleo bajo. Pero qué específicamente es la “estabilidad de precios” es determinado por la misma FOMC.

Durante más de una década, decidieron dejar a un 2% como su meta. Si sube la inflación subyacente sobre eso, actúan para bajarla. Si cae debajo de esa línea, actúan para subirla.

La nueva política consideraría un plazo más largo para lograr el objetivo. Si la meta del 2% de inflación, pero en vez de considerar la inflación en el momento, se considerará el “promedio” de la tasa por un plazo más extenso, presumiblemente varios años.

Entonces, en teoría, el IPC podría ahora subir por encima de la meta por un tiempo y así “compensar” por todo el tiempo que estuvo bajo estos años.

¿Y las implicancias prácticas?

Desde el jueves han salido al paso casi todos las autoridades de la Fed para explicar su postura.

La inflación ha estado bajo el objetivo por mucho tiempo, lo que significa que si sube “modestamente” sobre la meta por unos meses a un año, podría subsanar la “deuda” de inflación que había de antes.

Efectivamente, la Fed toleraría una tasa de IPC de 2,5% en este lapso, dándole más espacio para continuar inyecciones de liquidez y bajar las tasas por un tiempo más largo incluso si sube la inflación.

Parte de la idea es asegurar a los mercados que las tasas serán bajas por años, con la esperanza de que la gente siga sacando créditos y gastando.

Pero eso está basado en la teoría que las tasas ultrabajas llevan a más inflación.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.