¿Por qué la urgencia de estímulo fiscal?

0 35

Han habido varios programas de estímulo que se han anunciado para hacer frente a los problemas económicos ocasionados por las medidas para frenar el avance de covid-19, y llegan a ser un poco confusos.

Especialmente como cada país tiene programas distintos con objetivos dispares. Uno que es particularmente importante para nosotros los traders es el estímulo fiscal, por las implicaciones económicas de largo plazo.

Generalmente el estímulo fiscal se refiere a gasto del gobierno basado en dinero prestado con la intención de mejorar el crecimiento económico. Es diferente al gasto corriente del gobierno (que sube sea cual sea las condiciones), por se basa en deuda y (se supone que) está orientado a un fín específico. Y es muy distinto a las inyecciones de liquidez de los bancos centrales.

¿Por qué es necesario el gasto?

En su forma básica, la economía depende de que la gente gasta dinero, haciéndolo circular entre las personas. Como, este, circulante. La velocidad de este circulante determina el crecimiento. La teoría es que si el gobierno empieza a gastar, genera demanda y acelera la velocidad del dinero.

Es diferente a las inyecciones de liquidez del banco central, que es cuando se compra deuda. En esencia, símplemente están trasladando a una fecha futura la deuda. Pero tiene menos probabilidades de generar inflación directamente, pues no están “gastando” sino “prestando”.

Entonces, ¿por qué la urgencia?

En esta ronda, la urgencia fue la clave para el estímulo fiscal. A diferencia de recesiones anteriores donde el impacto económico se desarrolla en el tiempo, la aparición del virus fue repentino. Las medidas para controlar la expansión tuvieron impacto directo en los consumidores, cerrando los negocios donde la gente gasta la mayoría de su dinero; comida preparada, ropa, autos, y hasta la venta de inmuebles.

El paro repentino en la actividad económica significó una ralentización drástica en la circulación del dinero, por lo que una rápida inyección de gasto era necesario para sostener al sistema hasta que se podían relajar las medidas de contención. En esta ocasión, más que gastar mucho, lo que fue (a estas alturas, pues ya estamos en el proceso de reapertura) necesario era empezar el gasto fiscal lo más rápido posible.

¿Pero en realidad?

Pocos países fueron capaces de enfrentar este reto. Incluso los que mantenían una regla fiscal rigurosa (Alemania, siendo uno de los mejores ejemplos), titubeó inicialmente. De seguro Alemania tuvo quizá la mejor reacción en cuando al estímulo fiscal, como otros se vieron en

problemas de partidismo político (como EE.UU.) o no tenían la capacidad para aumentar el gasto (España e Italia). El argumento a favor del estímulo fiscal implica que se podía prevenir una parte importante de las consecuencias económicas si los gobiernos hubieran actuado antes.

El lado negativo de un aumento masivo en la deuda del gobierno para incrementar el gasto es la amenaza de que descontrole la inflación, y pierda confianza en las finanzas soberanas. Y una vez que se implementen estos programas de gasto, es virtualmente imposible ponerles término, dejando al país aún más vulnerable ante la próxima crisis.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.