La Casa de Papel en la vida real: Riesgos de emisión sin límites

0 655

En la aclamada serie de Netflix “La Casa de Papel” el personaje del Profesor que elabora un plan para atracar a la Fábrica de Moneda y Timbre, pero sin robar. En vez de eso, opta por imprimir miles de millones de euros. ¿Por qué? Según explica el personaje, los bancos lo hacen todos los días, bajo el alero de “inyección de liquidez.”

Todos los involucrados en finanzas bien saben de las consecuencias teóricas de imprimir demasiado dinero: inflación.

Han habido veces sin contar de gobiernos tratando de aprovecharse del sistema monetario para enriquecerse. Desde los Romanos colocando cada vez más cobre en sus monedas de oro hasta los chinos que inventaron la moneda en papel para gastar más. Todos terminaron en lo mismo.

Puede inducir a pensar que con todos los bancos centrales imprimiendo billetes, se nos viene una calamidad de inflación. Puede ser el caso, pero en un sentido práctico, el gasto en estímulo y compra de activos no es lo mismo que símplemente imprimir dinero.

Todo sea por el equilibrio

Ahora que todos dependen de los computadores, los bancos centrales no son excepción; lo que significa que la mayoría del dinero no se imprime. Símplemente se crea electrónicamente en una cuenta. Antes hubo un límite en la cantidad de dinero que podían crear los bancos por las limitaciones físicas de tener que fabricarlo. Ahora, de verdad no hay límites.

Los bancos centrales entonces se enfocan en equilibrar la oferta de dinero con la productividad para mantener la inflación bajo ciertos límites. Es un proceso sofisticado que no se nota hasta que tira un error. Como a mediados de febrero cuando traders se percataron de una falta de liquidez en el mercado de los bonos.

¿Qué es la esterilización?

Mientras se mantiene el equilibrio entre oferta y demanda por dinero, los precios se mantienen estables. Pero el banco central puede “imprimir” dinero para apoyar ciertas actividades. El truco está en ofertar dinero en una parte donde se necesita, y retirarlo en otra parte donde no. Eso se llama “esterilizar”, y generalmente se hace cambiando formas de deuda.

De hecho, el banco central considera el dinero como otra forma de deuda. Al comprar un bono, por ejemplo, colocan circulante en el mercado; y al cobrar el bono, retiran ese circulante. Los bancos centrales no han estado “creando” dinero en sus programas de estímulo, tanto como han removido deuda de la economía a cambio de dinero, “esterilizando” la acción en el proceso.

¿Funciona?

El lado práctico de esto es que todo el mundo termina con deuda; y mientras todos pueden pagar las cuotas, no hay problema. De hecho, el propósito de “imprimir” tanto dinero ahora es justamente para asegurarse de que todos tienen liquidez para cumplir sus obligaciones, y así mantener funcionando al sistema. El riesgo del que nadie se atreve hablar, es la pérdida de confianza en la capacidad de pago, llevando a una cascada de defualt y una crisis financiera desatada encima de la crisis económica que afecta a los mercados.

Este riesgo es más inmediato que el riesgo de inflación. Podemos esperar que la inflación crezca cuando recupera la economía, y los bancos centrales no pueden retirar circulante para esterilizar el dinero creado durante la recesión.

Lo que nos lleva al riesgo final que puede provocar la creación sin límites de circulante: el proceso está siendo administrado por humanos. En muchos casos humanos capaces, inteligentes y responsables. Pero humanos de todas maneras que pueden equivocarse, o tener una sensación exagerada de sus capacidades por administrar la economía. En el fondo, fue un error de política monetaria que convirtió lo que se presumía una crisis económica corta en una Gran Depresión hace cien años.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.