¿La rivalidad entre Trump y Obama afecta a los mercados?

0 31

El ex-presidente Barack Obama recientemente rompió precedente cuando salió en público con comentarios partidistas. Desde luego se puede argumentar que la situación actual es sin precedentes, y que los líderes mundiales están en navegando sin mapas. Y precedente puede cambiar, y ha cambiado en el pasado.

¡Prueba cómo resulta tu estrategia en USD con Orbex! Abre tu cuenta ya.

Los presidentes anteriores han establecido una tradición de marginarse de asuntos partidistas y asuntos actuales. Los más recientes han tenido buenas razones personales para mantener un bajo perfil al final de su mandato: Bush tuvo muy baja popularidad. Anterior a él, Clinton terminó su período con un escándalo que le ganó una acusación constitucional. Yendo más en el pasado, el papá Bush perdió su reelección, y Regan no quería criticar a su anterior vicepresidente.

La era de Trump

Obama no se ha marginado de las cámaras luego de terminar su mandato, por lo menos comparado con sus antecesores. Pronto después de desocupar la Casa Blanca, cerró junto a su mujer un contrato como productor de Netflix, filmando documentales, siendo el más reciente uno sobre la ex primera dama. Anterior a ello estaba de gira promocionando libros sobre su administración.

Por otro lado, Trump ha sido entusiasta en seguir la tradición política de culpar al antecesor de lo más que se pueda. Tiene más razón para ello debido a las dificultades de la transición y la saga de Rusia-Muller-Flynn-Obamagate. En efecto, Obama lo acusó de ser un traidor (a forma menos cortés de describir haber ganado la elección gracias a influencia extranjera) mientras Trump asegura que su antecesor aprovechó de un aparataje judicial y de inteligencia corruptos para espiar su campaña.

Pero, ¿los mercados?

La parte de la rivalidad entre Obama y Trump que más le preocupan a los mercados es la elección que se viente, que probablemente hará crecer la tensión entre los dos. La campaña de Biden se basa en su conección con el aún popular ex-presidente.

Hasta recientemente, Obama ha sido reacio a apoyar a Biden (de hecho, trascendió que en un principio se opuso a su candidatura). Sería inevitable que el legado de Obama sería atacado durante la campaña, pues al ser el mejor activo que tiene el ex-presidente, no le quedaría otra a la campaña de Trump.

Cambios en tiempos de crisis

Muchos analistas prevén que la campaña de Biden no llegará a buen puerto – incluyendo a miembros del círculo cercano del candidato y ex miembros del gabinete de Obama. Hace un par de días, salió a la luz una conferencia virtual en que se un asesor de la campaña despertó los temores del equipo al señalar que la recuperación post pandemia podría dar a Trump las mejores cifras económicas de la historia. Y es que ya de por sí a los electores no les gusta cambiar de líder en medio de una crisis, especialmente mientras se está resolviendo favorablemente.

Seguramente a Obama le preocupa cómo afectará su imagen e influencia que no puede rescatar a la campaña de su ex subalterno, y querrá hacer más para inclinar la balanza a su favor. Pero ya en esta era llena de divisionismo, la rivalidad entre Trump y Obama hará crecer aún más la brecha entre los ciudadanos. A los mercados no les gusta la incertidumbre, y si no hay un claro favorito a ganar en noviembre, podría empezar a disminuir el apetito por el riesgo a medida que crece la retórica de la campaña.

Unese a la comunidad de trading responsable - ¡Abre ya su cuenta Orbex!

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.