Cifras inflacionarias de abril desde EE.UU. y China

0 269

Mañana tenemos algunos datos clave que nos podrían dar indicios de cómo evolucionarán las economías mundiales luego de la pandemia de covid-19.

Tenemos la publicación de los datos de inflación desde las dos economías más grandes, y lo más crucial es que uno ya está en fase de recuperación. Aún existe debate sobre si habrá inflación o deflación por un período prolongado, y es importante determinar para poder equilibrar las inversiones.

Tal como con otras medidas económicas, hay un foco especial en China, porque superaron la pandemia primero. También China aumentó su gasto en estímulo, pero no en la escala de otros países.

Y ha tenían una tasa inflacionaria relativamente alta antes de la pandemia. De todos modos, los traders podrían querer analizar los datos para entender mejor la evolución de otros países, siempre teniendo en cuenta las consideraciones anteriores.

EE.UU. es diferente

Las medidas de distanciamiento social estuvieron presentes por todo el mes de abril, y si duda distorsiona la medición. Primero, no hubieron medidas parejas por todo el país. Areas con más actividad, como el noreste y California tuvieron más restricciones que el resto del país.

Si ciertas tiendas, como las de ropas y accesorios, estaban cerradas, no se puede obtener una medición de inflación. Otros comercios, como los grandes supermercados, hicieron énfasis en no ajustar los precios durante la pandemia. Mientras otros servicios se entregaron en forma gratuita o se postergaron pagos (como arriendos y dividendos).

Otro factor a incluir en el análisis para ambos países es el precio del crudo. Mientras muchas empresas tienen contratos forward, lo que significa que los precios de productos dependientes del petróleo no sufren una caída inmediata en el precio, una porción significativa del ajuste ya debería haberse hecho, lo que presiona a la baja a la inflación.

Qué estamos buscando desde China

Primero en reportar es China, temprano en la mañana. La cifra que suele tener más impacto es el cambio en IPC mensual, proyectado en -0,5%, comparado con -1,2% en marzo. Eso singifica que vuelve a reducirse la inflación anualizada que se proyecta en 3,7% comparado con 4,3% en la medición anterior.

Parte de la deflación se explica por una suerte de retorno a la normalidad luego del incremento en precios de comida en febrero y marzo. El precio de carne porcina ya estaba elevado antes de la pandemia, y la interrupción del transporte creó más problemas. Combinado con el proceso irregular en la apertura del comercio, que permitió alzas momentáneas en los precios hasta que se equilibró con la restauración de la competencia.

Qué estamos buscando de EE.UU.

Nos estaremos fijando en el IPC excluyendo comida y energía (el subyacente) que está pronosticado en -0,2% comparado con -0,1% anterior.

La caída del mes pasado se atribuyó a los efectos del coronavirus, lo que se espera que repita esta vez. El cambio IPC subyacente anual está pronosticado en 1,7%, comparado con 2,1% anterior (alejándose de la meta de la Fed).

Pero una baja en la inflación es normal al principios de una recesión.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.