Forex Trading Library

Los tres decisiones de política monetaria más importantes

0 55

Esta semana viene bien agitada en el mercado de divisas, ya que los tres bancos centrales más seguidos del mundo cambiarán su política. En resumidas cuentas, se espera que la Fed suba las tasas en 25 puntos mañana, y el BOE junto al BCE subirán las tasas en 50 puntos el jueves. Dado que cada uno enfrenta realidades distintas, estos cambios pueden producir cambios sustanciales en sus respectivas monedas.

La Fed: ¿Qué pasa después de mañana?

Hay un consenso casi unánime de que la Fed subirá la tasa en un cuarto de punto porcentual al concluir su reunión mañana. Entonces, lo que puede mover el mercado depende más de los comentarios del presidente del FOMC, Jerome Powell. Puede haber variaciones en cómo se interpretan los dichos, lo que podría generar fluctuaciones en la divisa.

El tema central está en torno a las expectativas, porque la teoría que guía a la Fed es que las expectativas son lo que crea la inflación. Entonces es de presumir que la retórica de Powell se centrará en crear expectativas de que seguirán combatiendo con fuerza a la inflación. Pero las tasas se aproximan al máximo previsto, entonces la retórica puede perder un poco de credibilidad. En particular si hace crecer los temores de una recesión provocada por las altas tasas. En consecuencia, podría haber una reacción a la inversa, y el dólar perder fuerza a pesar de un énfasis en crear la expectativas de que la Fed mantendrá el ajuste.

El BCE sube, pero ¿será suficiente?

El consenso de que el BCE subirá la tasa de referencia en 50 puntos no es tan firme como en EEUU. Muchos de los miembros han dado razones para seguir con las alzas. Pero de las actas se desprende que muchos que hablan de subir tasas con fuerza, luego votan por alzas más modestas.

Esto viene en el contexto en que el IPC de España de enero (la información más reciente) subió por primera vez en un año en la medición anual. La medición mensual siguió bajando, pero la tasa subyacente sigue estando alta. A la vez, el IPC preliminar alemán cayó en negativo, indicando que podría experimentar una recesión.

Estos dos factores muestran la encrucijada del BCE, que tiene que bajar la inflación sin provocar una recesión. Los miembros del norte de Europa se preocupan más por la inflación, mientras los del sur temen más una recesión. Entonces, lleva a una comunicación desconectada, en que se habla de la necesidad de seguir con el ajuste, pero no se atreven a tanto.

BOE se debate en dos caminos

La situación en Inglaterra es una advertencia sobre qué pasa si el banco central sube las tasas suficiente para restringir a la economía, pero no suficiente para frenar la inflación. Habiendo reconocido que el país está en recesión, pero todavía con inflación en dobles dígitos, el BOE tiene un problema de direccionalidad.

Si bien se cree que subirá la tasa en 50 puntos, la clave está en cómo se contabiliza el voto. En la ocasión pasada, habían dos votos a favor de dejar se subir las tasas. Si esa cifra va subiendo, se entenderá que el impulso al alza se viene agotando. Pero si se mantiene la división de votos, podría ganar un poco de fuerza la libra en anticipación de que se mantendrá en enfoque en reducir la inflación.

Trading con las noticias requiere de investigación extensivo; y eso es lo que hacemos mejor.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.