Inflación en la Zona Euro de junio: ¿Positivo para el Euro?

0 102

Aparenta ser que las dos economías más grandes del mundo se encaminan por sendas separadas.

El resultado probable es que el euro se vea fortalecido en comparación con el dólar en los próximos meses. Pero eso depende de la tendencia de los datos.

Mañana tenemos uno de los componentes claves para ver si Europa y EEUU convergen o divergen durante la recuperación.

Una cosa interesante para tener en cuenta son los comentarios de la Presidente del BCE Lagarde ayer, quien dijo a los líderes de Europa que prevé un retorno a la actividad económica pre pandemia para el primer trimestre del próximo año. Dijo que esperaba un alza en la inflación hasta otoño, pero insistió en que sería un alza transitoria.

El contexto importa

Lo que pasa es que el contexto pre-pandemia es diferente para EEUU y la UE. Puede parecer que aspiran al mismo objetivo al decir que buscan volver a cómo estaban las cosas antes del covid. Pero en realidad son objetivos distintos, y eso trae consecuencias para los mercados.

Antes del covid, la UE crecía a un anémico 1% anualizado, la mitad de EEUU. La Fed tenía una trayectoria al alza con las tasas, mientras el BCE tenía las tasas negativas.

La “normalización” de la política monetaria en EEUU implica reducción de la compra de activos y subir la tasa. La “normalización” en la zona euro implica tasas negativas, y quizá aumentar la hoja de balance.

Entonces, ¿qué implica para el EURUSD?

A primera vista, las tasas más bajas de la divisa común sugieren debilidad. Pero eso se compensa si consideramos las expectativas inflacionarias. Se proyecta que la zona euro tendrá una inflación de 1,4% este año, mientras que para EEUU se pronostica 2,1%.

Ambas proyecciones se consideran muy optimistas (en particular la de EEUU). No obstante, el rendimiento real de los bonos europeos es más alto, y se proyecta que seguirán siéndolo aún si la Fed empieza con su “taper”.

Desde luego hay potenciales obstáculos. Podría ser que suba repentinamente la inflación en la zona euro. El último intento de gasto por parte de la administración Biden encontró resistencia luego que el acierto transversal resultó no ser tan transversal.

Por ello debemos seguir de cerca a las cifras inflacionarias, pues será lo más probable que impulse el rendimiento entre las dos divisas más cotizadas.

Se espera que los bancos centrales se mantengan al margen por el resto del año en cuanto a la tasa. Entonces, las fluctuaciones en el tipo de cambio, y las acciones de las grandes empresas, probablemente más se relacionan con las expectativas inflacionarias.

Qué estamos buscando

Se pronostica que el IPC de junio muestra una leve desaceleración a 1,9% comparado con 2,0% en mayo. Una variación de una sóla décima puede deberse a la aproximación, entonces no es un gran cambio.

Sin embargo, sea plano o descendiente, sugiere que la economía compartida no tiene mucha presión inflacionaria por el momento

El IPC subyacente de junio está pronosticado en 0.9%, comparado con 1.0% en mayo. Eso es la mitad de la tasa meta del BCE. Cabe mencionar que estos son datos preliminares, y podrían ser modificadas cuando se publican los resultados finales el próximo mes.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.