¿El covid pondrá fin al efectivo? El futuro del Euro digital

0 16

Hace un par de años, el mundo financiero estaba repleto de distintas criptomonedas y obsesionado con la blockchain.

Una moneda digital fue muy interesante para los inversionistas. Muchas empresas se adelantaron a presentar a la prensa que estaban innovando en el área para poder subir sus acciones.

Eventualmente los gobiernos tomaron cartas en el asunto. Algunos las prohibieron, otros los abrazaron por distintas razones políticas (de la iniciativa digital de Estonia hasta el intento desesperado por capitalizarse de Venezuela).

Cuando el BCE empezó a hablar de un “Euro digital”, es razonable pensar que Europa se estaba sumando a la tendencia crypto. Pero, en realidad no es así. De hecho, en cierta forma, lo que propone el BCE es justamente lo contrario a la idea original de bitcoin.

La máscara digital

Bitcoin se creó como una alternativa al sistema monetario que dependía de los bancos, y podría escaparse del escrutinio de autoridades corruptos.

No es sorprendente que fue popular entre hackers, criminales y llegó a ser muy usado en la “dark web”. El concepto del bitcoin tenía la gracia de ofrecer una verificación de autenticidad independiente, y no depender de la fé en un emisor.

Así, no se podía controlar. Combina eso con la facilidad de acceso a internet, proponía un nivel de libertad que el circulante tradicional no puede ofrecer.

No fue la primera divisa digital. De hecho, la mayoría de nuestro circulante ya es digital. Los saldos bancarios, las transacciones entre bancos, pagos grandes… ya casi nunca involucran dinero físico. Bitcoin ayudó a cerrar la brecha tecnológica entre los grandes operadores de moneda digital y el uso cotidiano.

¿Por qué le interesa a un banco central?

Es con cierta ironía, pero resulta que una moneda digital es más fácil de controlar.

Lo que propone el BCE es crear una emisión de euros completamente digital, centralizado en el banco central. Todos los montos estarían depositados en el BCE, eliminando la banca comercial.

Argumentan que es más seguro, pues los bancos privados pueden ir a la quiebra, pero por definición el banco central no. Facilitaría la política monetaria, pues el BCE tendría acceso directo a todo el dinero en la zona euro.

Un euro digital, entonces, busca reemplazar a las criptomonedas a base de su facilidad de uso, no en su funcionalidad.

¿Qué pasará?

Ya algo como la cuarta parte de las transacciones en Europa son digitales, y esa proporción ha aumentado durante la pandemia. El BCE cree que esa fracción va a subir. Uno de los obstáculos, sin embargo, es Alemania.

La economía más grande de Europa tiene una historia con inflación descontrolada, y se resiste a la digitalización.

Sin embargo, en una opinión reciente, la Procuraduría General Europeo indicó que si bien aún cada país tiene derecho a definir su moneda oficial, la UE puede forzar la implementación de una moneda digital. Entonces, ya se está creando el marco legal para hacer que el euro digital sea inevitable

¡Prueba cómo resulta tu estrategia en EUR con Orbex! Abre tu cuenta ya.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.