La curva de rendimiento en un mundo post-vacuna?

0 218

Se espera que la situación financiera mundial tenga un giro radical en octubre. Es entonces cuando las vacunas “occidentales” están previstas a terminar sus pruebas finales y ser aprobados para ser usados. Rusia ya declaró exitoso su versión de la vacuna, pero es en base a una prueba equivalente a la Fase II que ya superaron las vacunas desarrolladas por AstraZeneca, Pfizer y Moderna.

La Fase III contempla la administración de la vacuna a miles de personas para ver su efectividad en condiciones reales como también documentar sus efectos secundarios. En el entretanto, EEUU (y otros países) han estado creando capacidad de producción para las vacunas mientras pasan las pruebas, para tenerlas listas lo más pronto posible. La idea es que ya se podrán producir millones de dosis al mes, con el objetivo de producir más de 400 millones antes de fin de año.

Entonces, ¿qué tiene que ver con la curva de rendimiento?

La curva de rendimiento sigue la expectativa de riesgo. En este momento, la disponibilidad de vacunas es incierto, y los inversionistas tienen que considerar más riesgo. No sabemos qué tan malo será este aumento de casos que hemos visto en Europa, ni qué medidas tomarán los gobiernos. Una vez que tengamos una vacuna en producción, si bien no llegará a todos inmediatamente, se podrá proyectar con más seguridad la normalización de la economía. Potencialmente podríamos ver un crecimiento incluso más rápido, pues las empresas menos eficientes y más vulnerables cayeron en quiebra durante la pandemia.

La tasa de interés de cada tipo de bono varía de acuerdo a cómo son las expectativas de la tasa de interés durante su período. El rendimiento del papel de 2 años representa las expectativas de la tasa de interés durante ese períodos. El de 10 años lo mismo para su período. Mientras más largo el bono, mayor la tasa, porque hay más incertidumbre.

Cómo podrían interferir los bancos centrales

Si todos prevén que el banco central mantendrá la tasa baja en los próximos dos años, el rendimiento del bono de 2 años será bajo. Pero dentro de los próximos diez años, la economía volverá a crecer, y el banco central subirá las tasas. Entonces, ese tiene mayor rendimiento.

Sin embargo, si los bancos centrales quieren forzar más liquidez en el mercado, podrían comprar más bonos de mayor plazo para forzar sus rendimientos a la baja. Esto es lo que se llama “control de la curva de rendimiento” y está siendo analizado por algunos bancos centrales. Entonces la curva de rendimiento ya no representaría las expectativas del mercado, sino una visión manipulada creada por el banco central.

La inflación

También, a medida que se recupere la economía, se esperaría un aumento en la inflación. Más inflación forza al alza la curva de rendimiento, pues los ahorrantes querrán más interés para compensar la pérdida por el IPC. Luego de tanta liquidez por las intervenciones de los bancos centrales, hay cada vez más expectativa de que subirá la inflación. Lo que se traduciría en tasas más altas a lo largo de la curva.

Los bancos centrales señalan que quizás estarán conformes con más inflación en el corto plazo, pero no quieren ver rendimientos más altos. Esta pelea entre el mercado y los bancos centrales podría generar cambios imprevistos en los rendimientos, y entonces las divisas.

¡Prueba cómo resulta tu estrategia en USD con Orbex! Abre tu cuenta ya.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.