¿Seguirá existiendo la UE después de Brexit?

0 457

Hace menos de un año, un estudio realizado por la Comisión Europea encontró que la mayoría de los Europeos pensaban que no iba a existir la UE después de una generación. En solo tres países había una mayoría que confiaba en que el bloque durará más de dos décadas.

La encuesta fue en medio de las negociaciones por Brexit, y es entendible que eso haya afectado un poco los resultados. Los movimientos populares con una visión adversa a la UE han estado creciendo.

Por otro lado, la misma encuesta demostró que una sólida mayoría tiene una visión positiva del bloque, y que ese apoyo ha ido creciendo, sobretodo en España.

¡Prueba cómo resulta tu estrategia en EUR con Orbex! Abre tu cuenta ya.

¿Qué hay del dinero?

Dejando de lado los asuntos políticos, es innegable que Brexit tendrá un efecto sobre las finanzas a ambos la lados del canal. Cada lado del asunto salir/permanecer han resaltado (o quizá exagerado) los beneficios financieros de su opción preferida. Pero, como todo las cosas UE, la realidad es más complicada y burocrática.

Simplificando el tema para los mortales, en el presupuesto del 2016 (elaborado antes del proceso) el RU contribuyó €19,4 mil millones, o 13,4% del total a gastarse (dejando de lado el déficit, porque estamos tratando de no complicar el tema).

Ese monto está en línea con su participación en el proyecto europeo, comparable con su población, economía y presencia en el Parlamento.

¿De dónde vendrá el dinero ahora?

Inglaterra recibe “de vuelta” una parte de ese aporte en subsidios y otros gastos de la UE en las islas. Pero, en total es un contribuyente neto, que significa al ajustar por la disminución del gasto e ingresos, la UE dejará de percibir un 5% de dinero (al margen del “pago de divorcio” que aún se negocia, porque es más complicado) al completarse Brexit.

En cuanto al presupuesto actual, significa que el EU tendrá €8,4 mil millones menos. Podría cubrir eso con un aumento del gasto de déficit, que no sería una opción viable para una CE que busca mantener a raya el exceso de gasto de sus miembros. Siendo más prácticos, el bloque tendrá que ajustar algunos de sus prioridades, recortar gasto y – lo complicado – pedir más contribuciones.

Alemania vs Italia

Alemania probablemente tendrá que asumir por lo menos €2.5 mil millones, que no le agrada al notoriamente fiscalmente conservador Berlín. Italia y Francia ya tienen déficits por encimia de la regla, y argumentan que Alemania debería hacer más por la economía y aumentar su gasto. La CE not tiene autoridad para aumentar impuestos directamente sobre los ciudadanos, entonces debe negociar con los países constituyentes para aumentar sus contribuciones.

Hasta Brexit, Inglaterra estaba del lado del “norte” liberal que incluye a Alemania en apoyo a la austeridad fiscal y libre comercio. Sin el RU, el centro de gravedad fiscal se mueve al “sur” con una tendencia hacia la liberalización del gasto y el proteccionismo. El ejemplo de esto es Italia, que recientemente eligió a un gobierno adverso a la UE, dejando la sensación de que si a Inglaterra le va bien estando afuera, Italia podría seguir ese curso también.

La falta de fondos aumenta la tensión

Parte de la motivación por buscar un trato duro con Inglaterra es para desincentivar a otros países a salir – pero eso trae un costo económico para el bloque que ya está peligrosamente cerca de caer en una recesión técnica. En vez de mejorar el apoyo para el proyecto común, podría tener el efecto contrario.

Ya muchos en Italia y España creen que su situación económico está peor que hace veinte años.

De los restantes países de la UE, sin embargo, no sólo tiene una mayoría de los ciudadanos que contemplan salir, y eso es Grecia.

Se puede argumentar que las probabilidades de romper la unión subieron un poco con Brexit, pero como aún no es un proceso terminado y no se sabe cómo afectará en el fondo a Inglaterra y la UE, por ahora parece que la unión sigue su curso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.