Preparándonos para IPC de Suiza

0 159

Mañana tenemos el último dato económico de importancia para la semana, que podría fijar la tendencia para los próximos días. Desde luego uno de los datos claves seguidos por el SNB es justamente la inflación, y por lo tanto recibe mucha atención.

Pero el banco central no está agendada para reunirse hasta diciembre, dejando la moneda a la merced de los datos económicos.

El IPC en Suiza ha estado lejos del objetivo hace años, y ha estado a la baja desde sus máximos de mediados del 2018.

La caída es en conjunto con una ralentización en la economía y un incremento en la demanda por refugio que han impulsado la valoración de la moneda haciéndole la vida más difícil a los exportadores. El mercado aparentemente se ha aclimatizado a la nueva realidad de inflación baja.

¡Prueba cómo resulta tu estrategia en CHF con Orbex! Abre su cuenta ya.

Qué estamos esperando

El mercado tiende a fijarse en la cifra mensual, que se espera incrementar levemente a 0,1% desde 0,0% anterior. A pesar de lo bajo que es la cifra, es una mejora sobre las instancias negativas que han sido la tónica luego de desatarse la falta de crecimiento.

Con estos resultados tan chicos, una diferencial de apenas una décima puede tener un impacto mayor en el mercado.

El IPC anualizado se pronostica en 0,2%, una baja desde 0,3% en el mes anterior. Este sería el crecimiento más bajo desde fines del 2017.

Cabe destacar que inflación negativa (deflación) es común en Suiza, usualmente en períodos de estrés económico mundial. Una cifra de inflación tan baja sería una alerta para otro banco central, pero el SNB se muestra relativamente relajado.

Lo excepcional con Suiza

Al igual que con su situación de empleo, Suiza tiene una situación única en cuanto a los precios al consumidor. Se debe a que el franco suizo está atado al oro, con un 20% de la moneda basada en el metal amarillo.

Esto significa que presiones inflacionarias y deflacionarias vienen no sólo de la situación económica, sino que también por el precio del oro.

A medida que continúa la guerra arancelaria y las perspectivas sobre la economía mundial se mantienen menos optimistas, el oro ha estado en ascenso desde octubre pasado, presionando a la inflación suiza. En el entre tanto, ha habido flujos de capital desde el extranjero, impulsando al precio del franco y reduciendo el costo de productos importados.

Falta dinero

Por el lado de la demanda, una encuesta reciente de gerentes de empresas mostró que los empleadores suizos planifican subir los sueldos en apenas 1% este año y siguiente. Dada la expectativa del SNB, implicaría un aumento real de 0,8%, y un poco por debajo del promedio de largo plazo.

El bajo incremento en los ingresos implicaría menos inflación para este año y próximo. Podría ser más evidencia que busca el SNB para aumentar sus esfuerzos por promover la inflación.

No obstante, hay un creciente consenso de que las tasas negativas no son efectivas en las circunstancias actuales, y no sustituyen a las reformas fiscales. Para empeorar las cosas para los suizos, mucho de sus problemas económicos se derivan de sus vecinos que también son sus principales socios comerciales.

Con los informes más recientes mostrando que sigue disminuyendo la industria y se espera que mantenga esa tendencia, no hay mucho que podría hacer subir la inflación en el corto plazo.

Entonce es de esperar que continúe la demanda por el franco como refugio, fortaleciendo la moneda a pesar de las intervenciones del SNB por mantenerlo a raya.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.