PIB trimestral japonés

0 305

Se aproxima la publicación de una serie de datos que los operadores en JPY llevan esperando casi tres meses: el ratio de cambio del PIB. Como es de esperarse, podría producirse algo de volatilidad en los pares JPY, y dado que Japón es origen de carry trade hacia Australia y Nueva Zelanda, este evento podría incluir influencias para esas divisas también. He aquí algunas consideraciones para tener presente antes de este evento.

¡Prueba cómo resulta tu estrategia en JPY con Orbex! Abre tu cuenta ya.

Agenda y expectativas

Hay tres datos divulgados a la misma hora del jueves, a las 00:30 hora de Madrid (o el martes a las 17:30 hora de México), pero el enfoque estará en el número trimestral. Eso consenso entre los economistas que que el PIB haya aumentado un 0,3% en el trimestre, lo que implicaría un magro crecimiento de 1,4% anualizado.

Esto sí sería una mejora sobre los -0,6% registrados en el trimestre anterior. Hay que recordar que hay dos publicaciones de los datos del PIB, el preliminar y el final, siendo el primero el que se reportará ahora y el que más influye en los mercados.

Qué hay detrás del análisis

Los resultados del tercer trimestre fueron extraordinariamente bajos debido a los problemas de comercio internacional y una serie de desastres naturales que afectaron a Japón, reduciendo producción industrial y gasto de consumidores.

En los últimos tres meses del año, sin embargo, esa demanda retenida volvió al mercado empujando al consumo privado y la inversión de capital, sobretodo en diciembre. De hecho, el marcador del PIB mensual mostró un aumento anualizado de 1,2% para el último mes del año.

Ese es el lado positivo; entre los factores que pesan sobre las expectativas está el desempeño débil de las exportaciones: el balance comercial durante el cuarto trimestre fue negativo. También a pesar del mejor resultado en diciembre, la inversión de capital de largo plazo se ve disminuido debido a preocupaciones sobre el comercio internacional. Se espera que el último trimestre marcará la tercera caída consecutiva en las exportaciones.

Donde sí las empresas están invirtiendo es en gasto de eficiencia laboral, debido a que las compañías japonesas continúan experimentando problemas para conseguir trabajadores. La tasa de paro durante el período fluctuó entre el 2,4 % y el 2,5%, remarcando el problema generacional del país con su reducción de población. Si bien el PIB per cápita sigue en aumento, y la productividad por trabajador también sube, esto no se traduce a crecimiento a nivel nacional

La situación

El crecimiento del PIB anual se ha mantenido por debajo del 2,5% anual, y en muchos casos, bajo el 2,0% por varios años ya. Un crecimiento anualizado de un 1,4% estaría en línea con el año anterior, y no sería decepcionante para el mercado. Si el PIB llegase a superar las expectativas por varios décimas, podríamos ver un fortalecimiento del yen; por otro lado un dato trimestral negativo indicaría que Japón cayó en una recesión técnica.

En adelante, las expectativas de crecimiento del PIB permanece bajas debido a la trayectoria de la economía mundial, y la proyección de menores exportaciones hacia China. Esto podría ser ajustado en el yen, que tuvo una caída ya a fines del año pasado, pero ha ido recuperándose desde entonces.

El último factor a considerar el alza al impuesto a la venta que se ha mantenido en pausa debido a preocupaciones por el efecto negativo que podría tener sobre la economía. De mantenerse resultados decepcionantes en el PIB, podría aplazarse nuevamente esta alza, lo que reduciría las expectativas inflacionarias. Aunque el IPC en diciembre marcó ya apenas 0,3%, algo un poco sorprendente dado el aumento en el gasto privado durante el mes.

 

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss