¿Qué Pasaría si Alemania tuviera un nuevo canciller?

0 41

Alemania es lejos el país más importante dentro de la Eurozona, con más de un cuarto del PIB, siendo el mayor exportador y el único país con un superávit fiscal. En consecuencia, una crisis política en Alemania de seguro tendrá un efecto en la zona en su conjunto, influyendo no sólo en en el DAX, sino en el euro.

Adicionalmente, el cargo de presidente del Banco Europeo está por quedar vacante, siendo actualmente en manos de Mario Draghi, y se pronostica que el candidato a reemplazarlos será Alemán – eso es, asumiendo que la actual administración en Berlín sigue de pie. ¿Pero será así?

¿Cómo llegamos hasta aquí?

Angela Merkel ha sido Canciller de Alemania desde 2005, y es ampliamente vista como el líder de hecho de la Unión Europea. Sin embargo, ha tenido algunos tropiezos en la política doméstica últimamente. La “gran coalición” entre partidos de centro derecha y centro izquierda liderado por Merkel tuvo un severo traspié en las elecciones federales de 2017, y pasaron meses hasta que se pudo, a duras penas, formar un nuevo gobierno.

Los socios de la coalición antes de las elecciones – el SPD – habían prometido no formar una alianza con la centro derecha de nuevo, pero al final desistieron de esa promesa después de largas negociaciones ante el alza del AfD, visto, dependiendo a quién se pregunta, como un partido duro de derecho o de extrema derecha.

La elección en Bavaria

El 14 de octubre recién pasado fue la elección en el estado de Bavaria, lo que fue seguido de cerca por analistas, siendo algo como un ejemplo de la situación electoral en general. El partido de Merkel, CSU (la versión del CDU de Bavaria) había obtenido magros resultados en las elecciones federales, y había respondido con una serie de medidas contra la amenaza electoral de la AfD, principalmente en materias migratorias, habiendo logrado incluso concesiones a nivel federal.

Sin embargo, los resultados mostraron que la CSU, lejos de mejorar su posición, le fue peor. En la elección federal obtuvo su peor resultado de la historia hasta ese momento con un 38.8% de los votos, pero el domingo pasado, eso bajó a un 37.2%, rompiendo nuevamente el récord de resultados más malos de la historia. Sus socios de la coalición federal, el SPD, también tuvo un desempeño similarmente desastroso, con los partidos no-tradicionales obteniendo ganancias.

¿Ahora qué?

En una conferencia después de los resultados en Bavaria, Merkel reconoció una “pérdida de confianza” de parte del electorado, pero no hubo dimisiones. A pesar de habían llamados masivos a asumir responsabilidades, incluso entre el mismo partido de Merkel, nadie pagó un precio personal por la derrota.

La próxima elección regional está programada para en Hesse para el 28 de Octubre, y nuevamente la CDU y SPD tienen magros resultados en las encuestas, con la AfD y Verdes obteniendo buenos resultados. Muchos analistas apuntan a la incómoda gran coalición y el alza en el descontento electoral, indicando la creciente presión sobre Merkel para dimitir, y otra desastre electoral en Hesse podría ser un catalizador para ello.

Merkel es el jefe de gobierno más longeva de la UE, induciendo a algunos a clamar por caras nuevas para sustentar a los partidos tradicionales. Se estima, que de tener Merkel su preferencia en quién la sucedería, la nueva cara del CDU podría ser Annegret Kramp-Karrenbauer, una figura relativamente desconocida, lo que no sería bueno para atraer a más votantes. Otros posibles candidatos tienen otro problema: los que son ámpliamente conocidos por el público son los que han apoyado a Merkel – y sus únicos críticos, entre ellos Seehoffer de Bavaria, han tenido magros resultados electorales.

El resultado en Bavaria muestra que el problema electoral en Alemania no se explica con el AfD; el SPD también perdió apoyo significativo en Bavaria y perderá aún más en Hesse. Las bases del partido están hace tiempo descontentos con la alianza con sus enemigos polítcos en la gran coalición, lo que probablemente alimente el éxodo de votos hacia los Verdes en el occidente, y hacia el AfD en el oriente. Viéndose nuevamente castigado en las urnas podrían renovar el interés por salir de la coalición y poner término la actual administración. Hay, incluso, una pequeña posibilidad de formar un gobierno de minoría, lo que podría hacer la propuesta aún más atractivo.

Ninguno de los dos partidos de la coalición quieren nuevas elecciones, dadas las circunstancias, pues podrían perder aún más apoyo y fue la amenaza de elecciones lo que forjó el actual gobierno.

 

Sin un líder claro y popular a la espera, la dimisión de Merkel probablemente no mejore las posición del CDU/CSU en el corto plazo; y la actual administración podría tratar de apretar los dientes y aguantarse. Si bien eso podría funcionar en el largo plazo, no inspira mucha confianza en los inversionistas, y dados todos los problemas del Euro, la falta de liderazgo sólido de Alemania podría mantener la volatilidad alta y la confianza baja.

START TRADING

or practice on DEMO ACCOUNT

Trading CFDs Involves high risk of loss